En los últimos se hizo masiva la práctica de licitar las obras públicas por ajuste alzado, incluyendo cláusulas en los pliegos que obligan al contratista a ejecutar por el mismo precio cotizado a pesar que la obra cambie sustancial, cualitativa o cuantitativamente. Si bien es cierto que el ajuste alzado es el sistema por el cual se cotiza un precio global, el mismo sólo debe mantenerse inmutable en tanto y en cuanto la obra no mute. Si la obra y las obligaciones del contratista cambian, el precio debe variar.

En este artículo hacemos un repaso a todos los sistemas de contratación en el contrato de obra pública y a la trampa que muchas veces implica el ajuste alzado.

Entradas recientes

Categorías